unauna.jpg

Nuestra

Historia

log.png

DEFENSA

POPULAR

Misión

 

Poner a disposición de las y los que luchan, las herramientas jurídicas y legales para contar con una defensa o representación comprometida y técnicamente preparada.

 

Visión

 

Ser reconocidos/as a nivel nacional e internacional como luchadores y luchadoras por los derechos, que cada perseguido o perseguida, discriminado o discriminada, sepa que para enfrentar la criminalización cuenta con Defensa Popular.

Nuestra Historia

Se alcanzaba la primera mitad de la década del 2000 cuando las calles y avenidas comenzaban a llenarse de adolescentes que gritaban a todo pulmón “Lo que el Pueblo Necesita es Educación gratuita…….! muchos y muchas eran violentamente detenidos y detenidas. Fue en medio de esas importantes movilizaciones que anunciaban el inicio de cientos de marchas, protestas y tomas que un grupo de abogados, abogadas, procuradores y estudiantes de derecho, nos organizamos y comenzamos a entregar orientación y defensa a quienes eran detenidos o perseguidas en sus Colegios y Universidades. Nos turnábamos para  llegar a las distintas comisarías a conocer la situación y a tranquilizar a las familias o explicar lo que sucedería al día siguiente en la Audiencia de Control de la Detención. Esperábamos hasta altas horas de la madrugada y al otro día estábamos en los juzgados de Garantía para las audiencias.

Ya en esos tiempos se empezaban a conocer los operativos de inteligencia policial, la persecución selectiva a grupos que practicaban la autogestión en casas "okupas" lo que nos empujó a avanzar en organizar un grupo sólido de defensa. 

El año 2007 siguieron las movilizaciones y fue muy relevante en ellas el apoyo al Pueblo Mapuche y la larga huelga de hambre que realizó “la Chepa”, movilización que generaba detenidos y detenidas varias veces por semana, en las distintas muestras de solidaridad hacía la compañera.

En el verano de 2008, ya era evidente que se necesitaba dar forma a una herramienta de Defensa Alternativa, independiente de organizaciones políticas y del estado, que fuera autónoma y que por sobre todo tuviera un compromiso de lucha es decir, que no fuera un Estudio Jurídico tradicional, pues pretendíamos que estuviera formado por “Luchadores y Luchadoras Sociales” para defender a los perseguidos y perseguidas y criminalizados en el marco de la protesta social.

Llegó el 29 de marzo, fecha en que se desataron protestas en diversos sectores populares de Santiago, a media noche llegamos a la novena comisaría  de Santiago, a saber de un grupo de detenidos en la supuesta “fábrica de molotov” en una sede vecinal de la comuna de Conchalí. Al día siguiente los imputados e imputadas salieron en libertad, junto a sus familias se fueron a sus casas y nosotros y nosotras a tomar un  café con compañeros y compañeras para organizar la primera reunión formal de lo que sería por 12 años Defensoría Popular.

Entre Defensas Penales, Recursos de Protección, Recursos Administrativos para revertir expulsiones de extranjeros, Amparos y Juicios orales, fuimos creciendo no solo en cantidad sino en reconocimiento y en respeto de nuestros pares y del mundo jurídico en general.

Llegó la primera reunión en una sala de la Universidad Bolivariana. Había avidez y ganas, salían las ideas y los compromisos. estaban las simientes para dar vida a la organización que pretendíamos.  

Necesitábamos ponerle un nombre, hubo más de una propuesta pero la mayoría se inclinó por “Defensoría Popular”.

Nacía así el primer organismo de convicción crítica del Derecho en la aplicación de las Defensas, en él cabían todos y todas, no importando ideologías o militancia, nos unía el principio de Defender a quienes luchan. 

Hicimos una segunda reunión en “La casa del profesor” de calle Catedral, en ella definimos criterios de organización como de defensas, además de exponer cuestiones de procedimientos y dividirnos trabajos pues ya contábamos con varias causas en nuestro haber. También definimos nuestra primera aparición como Defensoría Popular en la Marcha del 1° de Mayo.

Compromiso con nuestro pueblo

La principal característica desde siempre fue atender seriamente a quien solicitara nuestra atención, y defender incondicionalmente con exagerado celo profesional sin pedir explicaciones de sus actos ni cuestionar decisiones.

 

Las críticas o diferencias de alguno o alguna de los y lasDefensores Populares no son ni serán datos de la causa. Nuestro carácter lo ha dado siempre y es “la Asistencia legal de las y los luchadores” y Luchadores sociales son aquellas personas, colectivos u organizaciones que en el marco de la protesta social, reclamo de sus derechos, o exigencia de alguna reivindicación es perseguido criminalmente o administrativamente por el estado y sus órganos de represión.

 

En la historia de nuestras defensas hay algunas que seguramente se tendrán en la retina, “la rubia encapuchada”, “Causa Bombas”, “Toma de la Escuela de Derecho Universidad de Chile” “Los doce detenidos del Peda” “La toma de las vías de metro”, “Las protestas de ANDHA CHile”, "Caso PDI", "Caso Bombas II", y cientos de causas más, que provocó se nos persiguiera, se nos amenazara y se nos pusiera un micrófono oculto dentro de nuestra oficina.

Pero nada detuvo nuestro compromiso por que nuestra carta de navegación nos ha mantenido por más de 12 años estar vigentes y representando a cientos de personas ante los distintos tribunales del país, estudiantes y apoderados, trabajadores y trabajadoras, cesantes, minorías étnicas y sexuales, pobladores y pobladoras, deudores, activistas de derechos humanos, y un largo etcétera.

 

Hemos salido de Chile invitad@s a hablar de  nuestro trabajo, hemos recorrido el país exponiendo distintos temas, hemos estado en universidades, liceos, juntas de vecinos y sindicatos pero sin duda lo que más nos enorgullece es ser parte de la lucha y por ello hemos sido reconocidos por organizaciones como la Comisión ética contra la Tortura, la Radio Primero de mayo, el Colegio de Profesores entre otros.

La Defensoría Popular ha sido espacio abierto para todas y todos quienes han querido participar del proyecto, unos han permanecido, otras y otras han optado por otro camino, “las personas pasan, las organizaciones quedan." Seguimos de puertas abiertas exigiendo solo compromiso, seriedad y respeto por las y los criminalizados. No exigimos curriculum profesional, pero exigimos honrar esta organización que NO permite en sus filas machismo, homofobia, transfobia, xenofobia, ni ningún tipo de opresión. 

 

Hoy y a partir del proceso abierto el 18 de octubre, como lo dijo todo Chile, no somos los y las mismas, también acá llegaron nuevos bríos, estamos comenzando un nuevo ciclo en el que se funden años de experiencia con la energía de nuevos y nuevas integrantes que permitirá seguir sintiendo orgullo como ha sido por  más de 12 años de integrar la Defensa Popular.

otrass.jpg
team.jpg
pacos QQ.jpg
_MG_0955.jpg
protesta-santiago-contra-falta-alimentos
_MG_0691_edited.jpg